Archivo por meses: marzo 2015

Seguridad Privada en España

La seguridad privada en España

En Abril de 2014 el marco de trabajo de la seguridad privada en España, cambió a raíz de la aprobación de la Ley 5/2014 de Seguridad Privada. Al contrario que otras leyes relacionadas con el orden público esta Ley no ha tenido una contestación social, ni siquiera “revuelo mediático” como si lo han tenido otras. Vamos a ver algunas de las modificaciones que nos trajo esa nueva legislación.

Seguridad privada en España

 

Esta modificación legislativa venía a modificar el texto de 1992, era algo necesario pues los cambios en nuestro sector desde finales del siglo XX han sido muy numerosos, las competencias de la seguridad privada se han multiplicado y las necesidades de la sociedad han variado. En este nuevo escenario  se aumentan las funciones encomendadas, anexionando algunas que hasta el momento tenían encomendadas los funcionarios de las Fuerzas de Seguridad, y al tiempo han aumentado los distintos espacios donde se puede actuar.

Las calles nuevo escenario

La nueva Ley da pie a ver a los vigilantes de seguridad en cualquier espacio público, antes era habitual verlos en los accesos de espectáculos públicos, en Centros Comerciales, Urbanizaciones Privadas, o en el interior de edificios. Ahora se les podrá ver por una calle peatonal, un plaza, en el exterior de los locales donde se celebren los espectáculos.

Detenciones

Quizás fue este punto el que generó más controversia en el trámite parlamentario de la Ley, con la normativa de 1992 los vigilantes de seguridad estaban capacitados para practicar detenciones de personas que cometiesen infracciones relacionadas con el objeto de su protección, con las restricciones geográficas de sus cometidos anteriores, es decir solo en los lugares en los que estaban habilitados. Esta nueva Ley, en su redacción definitiva permite a los vigilantes prevenir actuaciones contrarias a la ley, y para difuminar la polémica de la primera versión, la Ley recuerda que cualquier ciudadano está facultado para interceptar a una persona en caso de estar cometiendo un “delito flagrante”, en virtud de la Ley de Enjuiciamiento Criminal vigente.

Complemento a la seguridad pública

Con la anterior normativa de 1992, se acotaba a la perfección las competencias y funciones de la seguridad privada, subordinada en cualquier caso al mandato de las Fuerzas de Seguridad, con la nueva normativa la subordinación se transforma en coordinación. Esta trasformación de la subordinación a coordinación, se ve claramente en el Artículo 41, servicios de vigilancia y protección, que en su punto 2 dice literalmente:

“2. Requerirán autorización previa por parte del órgano competente los siguientes servicios de vigilancia y protección, que se prestarán en coordinación, cuando proceda, con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, y de acuerdo con sus instrucciones:

a) La vigilancia en polígonos industriales y urbanizaciones delimitados, incluidas sus vías o espacios de uso común.

b) La vigilancia en complejos o parques comerciales y de ocio que se encuentren delimitados.

c) La vigilancia en acontecimientos culturales, deportivos o cualquier otro evento de relevancia social que se desarrolle en vías o espacios públicos o de uso común, en coordinación, en todo caso, con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

d) La vigilancia y protección en recintos y espacios abiertos que se encuentren delimitados.

Reglamentariamente se establecerán las condiciones y requisitos para la prestación de estos servicios.”

Va a cumplir un año la vigencia de esta nueva Ley de Seguridad Privada, aún es pronto para evaluar el “impacto” real en el volumen de negocio de la misma, tampoco es la mejor de las épocas económicamente hablando, habrá que darle más tiempo y con un mejor escenario podremos evaluar su eficacia y resultados.

Un saludo.