Archivo por meses: septiembre 2015

Seguridad privada

Seguridad privada: y la amenaza del yihadismo

La amenaza cierta del yihadismo se ha vuelto si cabe más global con el paso del tiempo, la seguridad privada en este nuevo orden de cosas se muestra como una herramienta fundamental y poderosa para la prevención de futuros ataques yihadistas. La seguridad privada dispone de un potencial humano y material suficiente como para afrontar este nuevo reto, el tema sin duda es cómo hacerlo de manera coordinada con los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.

Seguridad privada

El sector de la seguridad privada sigue manteniendo su vigor a pesar de los distintos varapalos de los últimos tiempos, incluida la crisis económica que ha afectado a todos los sectores, más o menos por igual. La seguridad ciudadana en la actualidad sería harto complicado seguir manteniéndola sin la participación necesaria del sector, la presencia de la seguridad privada en los recintos e instalaciones públicas es casi ya mayoritaria, incluso acercándose ya a lugares otrora vetados, como pueden ser los recintos penitenciarios.

La especialización de los distintos puestos de trabajo, con sus capacitaciones y titulaciones homologadas por el Ministerio del Interior, hacen de los trabajadores de la seguridad privada en España, un aliado necesario y eficaz en la lucha contra la amenaza global que nos ocupa. La figura del “director de seguridad”, es vista por el Ministerio del Interior como la clave en la coordinación y modernización de la seguridad privada en España, ya por una cifra que ronda los once mil en todo el país.

La seguridad privada es en número de miembros casi más numeroso que el de las fuerzas de seguridad del estado, se estima que hay unos trescientos mil en toda España, esos trescientos mil miembros con sus seiscientos mil ojos, son elemento clave para la vigilancia y prevención de futuros ataques yihadistas en España. La localización de los efectivos en centros estratégicos, en ocasiones núcleos neurálgicos de la actividad de las instituciones claves en el funcionamiento de nuestro Estado de Derecho, hacen de ellos actores imprescindibles en la lucha contra el terror.

La seguridad privada en España puede y debe ser los ojos del Estado en la prevención de ataques yihadistas, la preparación del sector, las tecnologías de vigilancia que utilizan, así como el flujo de datos que coordinadamente se pueden recibir en ambas direcciones, no hace más que confirmar este extremo. La seguridad privada en España está preparada para afrontar este reto, sin ninguna duda.