Archivo de la categoría: Servicios auxiliares

Vigilante de seguridad versus auxiliar de servicios - Mc Control

Vigilante de seguridad versus auxiliar de servicios

Mc Control lleva más de treinta años dando servicios de vigilante de seguridad, al tiempo nuestra empresa hermana Simsa Servicios Auxiliares lleva otros veinte años prestando servicios auxiliares a particulares, empresas y comunidades de vecinos, por lo que estamos habituados a la controversia de “no saber” diferenciar a un vigilante de seguridad de un auxiliar de servicios, a nosotros que llevamos tanto tiempo en el sector de la seguridad privada nos resulta desconcertante que aún existan personas que no diferencien ambos oficios, y nos resulta más que asombroso que sea desde dentro en el mismo sector de la seguridad donde se “retuerza” las diferencias entre uno y otro, lamentable y un peligro para el sector.

En MC Control llevamos más de treinta años dedicándonos a la seguridad privada en España, nuestros conocimientos en el sector y la profesionalidad de nuestros vigilantes nos hacen ser una apuesta segura a la hora de contratar a una empresa de seguridad en Madrid, si precisas de presupuesto para algún servicio nos lo puedes pedir en este enlace, o a través del siguiente número de teléfono 91 630 59 28.

Vigilante de seguridad versus auxiliar de servicios - Mc Control

Esta será la primera de varias entradas en las que vamos a intentar delimitar claramente qué es un vigilante de seguridad de un auxiliar de servicios, al tiempo delimitaremos las funciones de ambos y nos serviremos para ello de la legislación actualmente vigente en nuestro país.

Vigilante de Seguridad: antecedentes

En la seguridad privada, como en casi todos los sectores productivos, existe un antes y un después un momento en el “calendario” que marca un punto de inflexión en la organización y regulación del sector, y como no puede ser de otra forma ese punto de inflexión es siempre un cambio de leyes.

En el calendario del sector de la seguridad privada, ese punto de inflexión se encuadra en el periodo de tiempo entre julio de 1992 y enero de 1995, en la primera fecha se aprueba la Ley 23/1992 de 30 de Julio, de Seguridad Privada, y el 10 de enero de 1995 se publica en el BOE el Real Decreto 2364/1994, de 9 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de Seguridad Privada, ambos hitos legislativos son los que marcan la realidad de nuestro sector.

Vigilante de Seguridad: antes

En el antes de la Seguridad Privada, coexistían dos oficios con vidas paralelas, ambos realizaban funciones tanto de vigilancia como de protección en el sector privado, se les conocía como “vigilantes jurados” y “guardas de seguridad”. De ambos oficios es el de “vigilante jurado” el que se transformo en lo que hoy conocemos como “vigilante de seguridad”, aunque popularmente se les denomina guardias de seguridad, vigilantes jurados o incluso guardias jurados, el término correcto es el de vigilantes de seguridad. Por contra el oficio de “guarda de seguridad” desapareció del sector de la seguridad privada, y apareció el oficio de “auxiliar de servicios” que ya no tiene relación con la seguridad privada, y sí con el sector servicios.

Vigilante de Seguridad: después

La Ley 23/1992 es el momento en el que comienza el punto de inflexión en el que aparece la figura del vigilante de seguridad, ya en el primer articulo de la misma Ley se dice:

Artículo 1.

1. La presente Ley tiene por objeto regular la prestación por personas, físicas o jurídicas, privadas de servicios de vigilancia y seguridad de personas o de bienes, que tendrán la consideración de actividades complementarias y subordinadas respecto a las de seguridad pública.

2. A los efectos de la presente Ley, únicamente pueden realizar actividades de seguridad privada y prestar servicios de esta naturaleza las empresas de seguridad y el personal de seguridad privada, que estará integrado por los vigilantes de seguridad, los jefes de seguridad y los escoltas privados que trabajen en aquéllas, los guardas particulares del campo y los detectives privados.

Queda bien claro en el inicio de la Ley que es el vigilante de seguridad quien conforma, entre otros, el personal de las empresas de seguridad privada, y no aparecen en ningún caso el auxiliar de servicios, pues no puede desempeñar en ningún caso las labores de los primeros. La Ley hace una clasificación exhaustiva de los oficios que se encuadran en la Seguridad Privada:

  • Vigilante de seguridad, que puede realizar el servicio con o sin arma,
  • vigilante de explosivos,
  • detective privado,
  • escolta privado,
  • guarda particular de campo,
  • guarda de pesca,
  • guarda de caza,
  • jefe de seguridad, y
  • director de seguridad. 

Vigilante de seguridad: los cambios del después

El desarrollo del Reglamento de Seguridad Privada trajo algunos cambios importantes, como por ejemplo en lo que se refiere a la formación exigible al perfil profesional de vigilante de seguridad, la formación fue ampliada notablemente, se endureció la normativa de aquellos centros que los formaban, se paso de depender de la Guardia Civil a pasar a depender del Cuerpo Nacional de Policía, es a estos a quienes se deben dar cuenta de los servicios que prestamos las distintas empresas de seguridad. En ese nuevo control por para de la Policía Nacional hay unas excepciones, la Guardia Civil sigue teniendo potestad en cuanto armas, explosivos o en relación con los guardas de campo.

Una de las novedades que avanzaba en la “profesionalización del vigilante de seguridad” fue la entrada en vigor del TIP, la tarjeta de identidad profesional, personal e intransferible de cada titular, en la que se hayan las habilitaciones que posee, es la acreditación de que pueden ejercer sus funciones ante cualquier ciudadano o ante los agentes o representantes de la autoridad. Al tiempo se reguló que las empresas de seguridad son las únicas que pueden tener en sus plantillas a vigilantes de seguridad, y por lo tanto las que pueden ofertar los servicios de seguridad privada. Estas empresas debemos estar registradas y homologadas por la Dirección General de la Policía, si no es una empresa registrada y homologada, no puede ofertar servicios de seguridad, debes recordarlo.

Simsa servicios auxiliares

Simsa servicios auxiliares

En algunas ocasiones hemos hablado de los servicios auxiliares y sus funciones, en otras de las diferencias entre vigilante de seguridad y auxiliares de servicios, hoy nos toca hablar de Simsa servicios auxiliares. Simsa servicios auxiliares es nuestra empresa hermana dedicada a dar servicios auxiliares en Madrid, hoy vamos a presentaros algunos de esos servicios en los que llevamos más de 20 años de servicios a los Madrileños y sus empresas.

Simsa servicios auxiliares

Simsa servicios auxiliares

Es una empresa con más de veinte años de experiencia en la Comunidad de Madrid como empresa proveedora de servicios integrales, tanto para particulares, comunidades de vecinos, o empresas. La experiencia de Simsa en estos años la ha colocado en un puesto preeminente en el sector servicios en la Comunidad de Madrid, tanto en Servicios de conserjería en Madridservicios de limpieza de Comunidades, servicios de Jardinería y Mantenimiento de Comunidades.

La sede central de Simsa está en Madrid, en Las Rozas – en la Calle Chile, 10. Desde ese lugar se gestionan y encargan del cumplimiento del servicio en tiempo y forma, siempre con el mayor rigor y profesionalidad que se ha convertido en santo y seña de esta empresa. Primando ante todo la atención al cliente y la calidad del servicio. En la actualidad ofrecen su servicio a más de 1.000 edificios e instalaciones repartidas por toda la comunidad de Madrid. En Simsa, demuestran en cada una de sus acciones, tener una clara vocación de ayudar, ofreciendo un servicio de calidad a comunidades y empresas.

En cuanto al servicio de conserjería y servicios auxiliares. En Simsa ofrecen la figura del conserje tradicional de toda la vida, hasta lo que ellos han venido a denominar el conserje multifuncional. En Simsa todos sus profesionales, van uniformados según la función que se se les requiera en cada momento, tienen una amplia experiencia y formación, lo que les permite estar preparados para las distintas situaciones que pueden acontecer durante la prestación del servicio.

Esta es la presentación de Simsa empresa de servicios auxiliares en la Comunidad de Madrid, podéis contactar con ellos para todo lo que necesitéis.

Servicios auxiliares

Servicios auxiliares y sus funciones

Ya hemos hablado en alguna ocasión de la confusión interesada que algunas empresas crean en torno a los servicios auxiliares y sus funciones, enredando para confundir la línea clara y precisa que marca las funciones de estos de las de los vigilantes de seguridad. Es verdad que en cuestión de servicios auxiliares y sus funciones, estas últimas son tantas y tan variadas que pueden llevar a equivoco al no conocedor de tan especializados trabajos.

Servicios auxiliares y sus funciones

Los servicios auxiliares y sus funciones que desde SIMSA, Servicios Integrales Madrileños, S.A. llevamos más de diez años ofreciendo, se pueden resumir en estas áreas:

  • Servicios de Conserjería y Portería
  • Control de accesos
  • Comprobación de instalaciones
  • Mantenimiento y jardinería

Servicios de Conserjería y Portería

La recepción de los visitantes de cualquier edificio de oficinas, sede de una empresa o a la comunidad de vecinos de edificios residenciales, es sin duda la primera imagen que se llevan quienes se acercan a estos lugares. En muchas ocasiones la imagen y preparación de las personas que nos reciben en estos centros puede predisponernos positiva o negativamente, de ahí la importancia de elegir un servicio que este a la altura de lo que deseamos.

Otras funciones que se pueden desempeñar desde este puesto van desde la recepción, ordenación y distribución del correo tanto interno como externo, es fundamental que la correspondencia llegue a dónde debe en el plazo y forma correcto, un servicio de distribución postal ineficaz puede varar la buena navegación de una empresa.

Control de accesos

Que las personas acreditadas y solo estas puedan acceder sin cortapisas y de una forma natural a las distintas zonas y áreas de nuestra empresa es una de las funciones más necesarias en grandes corporaciones. Así como poder dar paso de forma fluida a los visitantes y así garantizar en todo momento un recibimiento acorde con la posición de nuestra empresa.

Comprobación de instalaciones

Desde las instalaciones de accesibilidad, ascensores, rampas para personas de movilidad reducida o cualquiera de los elementos mecánicos que se pongan a su disposición, puestos de mando y control de instalaciones especiales, centros de cámaras o cuartos de servidores o telecomunicaciones, la comprobación del estado en buen uso de todas ellas es fundamental para la vida de los distintos centros de trabajo o nuestras comunidades de vecinos, y su óptimo funcionamiento.

Mantenimiento y jardinería

Volvemos al tema de la imagen, es esencial que las personas que pretenden entablar negocios con nuestras empresas, o los que nos rinden visita a nuestros hogares, se lleven una notable primera impresión, eso se consigue entre otras cosas por un buen mantenimiento y limpieza de las zonas comunes y de paso. Y que decir de la imagen de las zonas verdes, jardines descuidados y sucios, son la peor tarjeta de visita posible.