vacaciones

No olvidemos la seguridad en nuestras vacaciones

Las vacaciones son una parte esencial para el ser humano, tomarse un respiro después de trabajar o estudiar durante muchos meses es una recompensa para la mente y el cuerpo, por esa razón y para que todo se dé a la perfección, las medidas de seguridad nunca estarán de más. Y cuando las actividades tienen que ver con la familia, lo mejor es tomar precauciones y tratar de no dar paso a las sorpresas. Además, podemos poner un poco de confianza, pues las empresas de seguridad velarán por nuestros domicilios junto a la policía.

No olvidemos la seguridad en nuestras vacaciones

Para comenzar debemos tomas las siguientes medidas, antes de partir, para proteger nuestro hogar:

  • Es recomendable tener un sistema de seguridad, por lo menos en la puerta principal.
  • A nuestros vecinos de confianza dejarles una copia de las llaves y comunicar a los más cercanos el tiempo que estaremos fuera.
  • En estos tiempos es muy común difundir por las redes sociales nuestro itinerario, fechas y todo lo concerniente a nuestras vacaciones. Un buen consejo es no publicar nada al respecto.
  • Cerrar las llaves que dan paso al paso de gas.
  • Cerrar bien puertas y ventanas.
  • Desconectar los artefactos eléctricos.
  • Recomendar a los vecinos de avisar a la policía si observan algo extraño, como vehículos merodeando en los alrededores o personas acercándose a la puerta con frecuencia.
  • Dejar nuestro itinerario a algún familiar o vecino de confianza.

Seguridad en el trayecto y en el destino

Si nuestro viaje va a ser por carretera previamente debemos hacer un chequeo minucioso de nuestro vehículo: cauchos, frenos, dirección y motor en general. Por supuesto se debe llevar el cinturón de seguridad y los niños deben viajar en el asiento trasero. Además podemos tener estas medidas en cuenta:

  • Chequear que toda la documentación esté en regla.
  • Dependiendo de la duración del trayecto, tomar un descanso por lo menos, cada dos horas para estirar las piernas e hidratarnos.
  • Si viajan niños llevar bebidas y alimentos adecuados para prevenir cualquier demora en el tráfico.
  • En lo posible, evitar conducir de noche.
  • Preparar un botiquín de viaje que contenga:
  • Medicamentos para la fiebre, diarrea y tos, termómetro, gasas, vendas, antisépticos, analgésicos, repelente contra insectos, tijeras y protector solar si vamos a la playa o a algún lugar muy soleado.
  • Si tenemos seguro médico no olvidar llevar la credencial y la identificación de los asegurados que viajarán con nosotros.
  • Si el traslado es por avión, autobús o tren y requiere contratar un traslado, contactar siempre vehículos identificados con alguna línea o empresa de seguridad. Nunca deben tomar un taxi en la calle, y menos si van cargados de maletas.
  • Al llegar a nuestro destino identificar los sitios a los que pudiésemos asistir en casos de emergencia.
  • Recuerda que las playas o montañas son entornos naturales que tal vez no conocemos. No nos alejemos demasiado de las rutas señaladas en el caso de la montaña, ni nos adentremos mucho en el mar, en el caso de las playas. Si vacacionamos con niños en estos lugares no perderles de vista, sobre todo si hay piscinas.
  • Siempre llevar nuestros documentos de identificación.

Siguiendo estos sencillos consejos tendrán unas magníficas y seguras vacaciones, bien merecidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *